fbpx Skip to content

Case history

PROSIT, wine bar y tienda de jamones

Sorrento
Italia

Distintas salas que se articulan en un itinerario de varios niveles, un complejo y atractivo viaje sensorial a través de los sabores y aromas de la enogastronomía mediterránea e italiana en general. Se trata de Prosit, un local abierto en 2020 por iniciativa de los primos Pollio, herederos de una familia que lleva prácticamente cuatro generaciones satisfaciendo el paladar de la península sorrentina. Empezando por la primera sala, donde se pueden hacer compras o disfrutar de una comida rápida, pasando por la sala superior, destinada a las comidas informales, hasta la sala de la planta inferior, más íntima y acogedora, todos los ambientes están diseñados con una creatividad vivaz y una sensibilidad contemporánea, con materiales como el mármol de Carrara, los metales oxidados y la madera de color. En estos locales, que combinan estilos industriales, referencias a la tradición marinera y refinamiento del siglo XVII, el público puede degustar todo tipo de vino acompañado de platos típicos, quesos y, sobre todo, un gran surtido de jamones y chacinas, seleccionados con experiencia a partir de las propuestas de pequeños productores locales que aún conservan los sabores más intensos y los aromas más misteriosos.

EXPONER SIN MOLESTAR

¿Cuál es la vinoteca refrigerada más adecuada para exponer los vinos seleccionados sin alterar la decoración del local?

Esta fue la pregunta que nos formulamos en nuestra primera reunión con Prosit.

VINOTECAS INNOVADORAS DE ESTILO INDUSTRIAL

A partir de la primera reunión con el arquitecto, nos dimos cuenta de la importante presencia de materiales como la madera y los metales oxidados en el diseño y en el mood-board. La decoración del local jugaría en el confín entre la energía moderna y la elegancia antigua, la tradición y la experimentación. Esto nos hizo pensar de inmediato en un producto de última generación con un diseño llamativo y de altas prestaciones: la vinoteca i.Am 2000.

Trabajamos con el carpintero de Prosit para crear el botellero de madera hecho a medida, que rodearía las dos vinotecas i.Am colocadas en los lados opuestos de la sala más íntima. Cada vitrina tiene una capacidad para 260 botellas. Con un ligero marco plateado y un cuerpo negro, se integraría perfectamente en la sala, evocando el color oscuro de las botellas de vino y de los detalles como las chapas oxidadas o las tuberías a vista.

PARA CADA i.Am, CUATRO TEMPERATURAS DIFERENTES

Dada la variedad de vinos que ofrecería Prosit, sugerimos los modelos con refrigeración estática. Esta tecnología permite obtener cuatro temperaturas diferentes en una misma vinoteca, de modo que las botellas de diferentes características se pueden exponer y servir rápidamente, sin problemas de espacio, protegiendo sus aromas y peculiaridades.

El resultado ha cumplido con las expectativas de Prosit: las vinotecas colocadas en la sala parecen productos hechos a medida, en consonancia con la decoración general. Son un punto de atracción para el público, despierta su curiosidad y lo predispone para experimentar las propuestas de vinos del local.

RELLENE EL FORMULARIO Y SOLICITE UNA CONFIGURACIÓN PERSONALIZADA

¿Desea ver en detalle cómo podría quedar un modelo Fast Gourmet en su establecimiento?
Contáctenos para un asesoramiento personalizado de acuerdo con sus necesidades.

    OTROS PROYECTOS